martes, 8 de mayo de 2012

“Y LA BANDA SIGUIÓ TOCANDO”. ANALISIS DE LA PELICULA

Autoras/es: Alejandra Sterpin (*)
(Fecha original del artículo: Noviembre 2011)


Tema central de la película
El tema central de la película es el proceso de investigación de una enfermedad hasta entonces desconocida: el SIDA.

Papel que juega cada personaje
Se puede ver en la película una gran participación de personas de diferentes ámbitos.


Dr. Francis: epidemiólogo que comenzó su trabajo sobre el SIDA en 1981. Fue uno de los primeros científicos en sugerir que el SIDA era causado por un agente infeccioso. Durante la película puede verse su gran dedicación a la investigación, con seriedad pero al mismo tiempo involucrándose de forma personal, hasta dejar su vida privada a un lado. No pedía nada para él y fue capaz de trabajar en equipo con científicos de otros países (Francia) con tal de llegar al fondo de la enfermedad.

Bill Kraus: activista gay estadounidense a favor de los derechos de los homosexuales y contra el sida y asesor del Congreso, que sirvió de enlace entre la comunidad homosexual de San Francisco y el Congreso en la década de 1980.

James Curran: director del Departamento de Investigación de ETS, perteneciente al Centro de Control de Enfermedades, en Atlanta,  que dirigió el principal grupo de investigación sobre la enfermedad en EEUU, al cual pertenecía el Dr. Francis.

Mary Guinan: médica que también formó parte del equipo de investigación del Dr. Curran.

Harold Shaffe: especialista en enfermedades de transmisión sexual. Integrante del grupo de investigación.

Bill Darrow: sociólogo. El trabajo de Darrow se centra principalmente en las variables sociales de las enfermedades de transmisión sexual , especialmente entre los homosexuales hombres.

Selma Dritz: epidemióloga y directora del departamento de Salud Pública durante los años de investigación.

Luc Montegnier: virólogo frances. En 2008 obtuvo el Premio Nobel de Medicina, junto a Harald zur Hausen y Françoise Barré-Sinoussi por el descubrimiento VIH.

Robert Gallo: investigador estadounidense que descubrió el primer retrovirus humano pero sin una enfermedad asociada. Aún permanece en controversia su participación en la identificación del VIH. Se cree que fue capaz de relacionar el virus con la enfermedad.


Otros personajes: durante la película existe un desfile de varios personajes, sobre todo víctimas de la enfermedad y otros colaboradores con la investigación. Los mencionados anteriormente considero que fueron los personajes principales en la película y algunos de los más importantes en la historia de la enfermedad.  Sin embargo, otros partícipes tan importantes como éstos aparecen velados en el film pero con una presencia tan fuerte que denota el poder de los mismos sobre las decisiones socio-científico-políticas acerca de la enfermedad. Estos son:

Presidente Ronald Reagan: cuadragésimo presidente de los Estados Unidos (1981-1989). Fue ultraconservador y en su fobia anticomunista apoyó a la dictadura militar de El Salvador, la represión en Guatemala, los grupos de extrema derecha en Nicaragua y las dictaduras militares de Chile y Argentina, y urdió la invasión contra Granada. No es de extrañar que su fobia se extienda también a aquellos con orientaciones sexuales diferentes al resto. Durante su mandato, aumentó el presupuesto para el Departamento de Defensa mientras lo recortó para el de Salud Pública. Al momento de tocar el tema del SIDA por primera vez, ya habían fallecido 25000 estadounidenses a causa de esta enfermedad.

Medios de difusión: inicialmente no existía difusión acerca de la enfermedad, porque como comentó el personaje de Kraus en la película se vivía un momento en el que “a los únicos que les importa la muerte de un gay es a otro gay y a los que quieren matarlo”. Para poder publicar un artículo sobre la aparición de la enfermedad, no podía mencionarse la palabra “homosexual” porque no seria publicado. Surge la “prensa gay” que sí informaba sobre nuevos casos y descubrimientos.

ASPECTOS CIENTÍFICOS

Tres preguntas principales son la base de la investigación:
¿Qué pensamos? ¿Qué sabemos? ¿Qué podemos probar? Durante la película se puede observar como los investigadores ponen en práctica el método científico, planteando hipótesis y tratando de comprobarlas. Cada miembro del grupo, desde su especialidad, pero articuladamente junto a los otros, va reconstruyendo alguna parte del complejo rompecabezas. La enfermedad se debe a un organismo desconocido que no pueden ver ni aislar. No saben si es un agente simple o la combinación de varios factores. No saben cómo se transmite. La analogía del Pac Man con la desaparición de las células T de los enfermos les da la idea de que algo se come al sistema inmunológico de las personas. Se ve un gran trabajo en el área de la Epidemiología, con el rastreo de casos y contactos de los pacientes afectados a lo largo de todo el país. La observación de la enfermedad de cerca y el desarrollo de nuevas teorías a medida que aparecen nuevos casos. El trabajo interdisciplinario y la colaboración internacional en pos de lograr el mismo objetivo.  Pero, a pesar del gran esfuerzo se encuentran ante varios factores inhibidores del desarrollo de la investigación. Una de ellas es la falta de medios económicos para poder continuar comprobando sus teorías. Con la reducción del presupuesto para la Salud Pública se ven en la necesidad de recaudar fondos para conseguir materiales y financiar la investigación. La enfermedad seguía cobrando vidas: ya se tenía el conocimiento de que se trataba de una enfermedad de transmisión sexual, que había dejado de ser parte de la comunidad homosexual exclusivamente y que también era transmitida por las transfusiones de sangre. Pero faltaban las pruebas concretas que lo demostraran. Y en este punto me encontré con una interrogante: ¿necesitamos siempre pruebas científicas para tomar medidas preventivas? Los grandes bancos de sangre se negaron inicialmente a invertir dinero en el análisis de donantes porque no tenían  la certeza de que fuera ese un medio de transmisión. La comunidad homosexual y por supuesto, los empresarios, se negaron al cierre de los saunas por no tener pruebas exactas del contagio por las relaciones sexuales. Con el descubrimiento de que se trataba de un virus, un retrovirus, como causante de la enfermedad el camino se hizo más fácil y la educación con respecto a la enfermedad fue posible. 

ASPECTOS ETICOS Y SOCIALES

Discriminación. Odio. Indiferencia. Burocracia. Estos son algunos aspectos de la realidad en la cual se vivía en los inicios de la enfermedad. Desde fines de los años 60 Estados Unidos veía crecer imparable la liberación sexual. Durante el transcurso de la película puede observarse no solo el gran desprecio a la comunidad homosexual, sino también a aquellos que han contraído la enfermedad. “La plaga gay azota el país, no se puede burlar a Dios, violan sus leyes. El los juzgará”. Estas son palabras de un religioso que se manifiesta a través de un programa televisivo. La epidemia fue considerada como marcadora: del estilo de vida, del tipo de persona, de las conductas y, por supuesto, de la sexualidad. El enfermo deja de ser humano. Deja de ser alguien. Así es como se le hace sentir en la sociedad en la que se vivía. “Algunos de nuestros pacientes normales temen venir”, dice el director de un hospital francés que le reclamaba a un médico no seguir recibiendo pacientes con el virus. Más grosero aún fue la falta de interés no solo del gobierno sino del que después se consideró como un gran colaborador (Dr. Gallo), en invertir en una investigación destinada a una enfermedad hasta entonces homosexual. El miedo a contraerla no pasaba sólo por ser una sentencia de muerte física, sino también social.
Perseverancia. Frustración. Ambición. Interés. Estas son cualidades que marcaron a los diferentes investigadores. Por un lado, existieron profesionales que con esfuerzo y con medios que ni siquiera tenían, hicieron enormes aportes a la investigación de la enfermedad. Verdaderos devotos que lo único que reclamaban era colaboración, no créditos personales.  Que a pesar de encontrarse con un sistema que no hacia otra cosa que poner obstáculos, seguían adelante sin cansancio por encontrar, al menos, un dato más.
Por otro lado, nos golpeamos con el interés de aquellos que recién comenzaron a participar cuando se vieron amenazados por otros avances. Que vieron la oportunidad de ser renombrados. Que iban atrás de un premio y no de un logro científico. Así lo demuestra el Dr. Gallo al interrumpir el suministro de recursos al grupo principal de investigación por haber colaborado ellos con los del “otro bando”, los investigadores franceses. Para él, fue una competencia.
La falta de información y la desinformación jugó un papel clave en el contexto social en el que se vivía. La censura, la discriminación explícita y la poca o nula educación que se brindaba no hicieron más que entorpecer los avances y causar un miedo aún mayor al que se estaba generando.
No fueron tiempos fáciles los que se vivieron en la aparición de esta enfermedad. No solo se luchó contra lo desconocido de ella, sino también con los prejuicios formados en la población hasta entonces. Con los años algunos de ellos fueron desapareciendo pero lamentablemente, hasta el día de hoy, algunos siguen perdurando.



ASPECTOS DEMOGRÁFICOS Y AMBIENTALES

La película transcurre en 3 escenarios principales: Los Ángeles, Nueva York y San Francisco. Estas son las locaciones donde en aquel momento se podía contemplar con mayor énfasis la creciente liberación de los homosexuales (sobre todo en San Francisco). Por tal motivo fue allí donde inicialmente se concentró la mayoría de los casos. Con el paso del tiempo y la extensión de la enfermedad se sumaron otras regiones así como también se descubrió que ésta no discriminaba sexo, edad ni raza. Hasta Julio de 1993 se habían aislado, sólo en Estados Unidos, 315.390 casos de SIDA con 194.344 muertes a causa de la misma (61% de mortalidad).
En un contexto donde la sexualidad se encontraba en pleno auge, donde la misma era casi una forma de expresión, la falta de educación favoreció la rápida diseminación de la enfermedad.
Por otro lado, si bien se conocían enfermedades transmitidas por las transfusiones, el análisis de las mismas no era estricto ni tan rutinario como lo es ahora, lo que también colaboró con el mayor contagio.  Recién en 1985 se empezó a analizar la sangre buscando el VIH.
Hasta la actualidad, los grupos en mayor riesgo de contraer la enfermedad son las mujeres y niños.


FINAL DEL FILM

El final de la película es abierto, por supuesto porque la epidemia continuó y lamentablemente aún hoy no hay grandes indicios de que la misma se termine pronto. Afortunadamente, después de años de desilusión y frustración en la investigación, podemos observar en el desenlace los logros conseguidos: el aislamiento del agente causante, las vías de transmisión y con ello, las formas de prevenirla. Aunque hasta alcanzar aquello, miles de personas contrajeron la enfermedad y más de la mitad fallecieron a causa de ella por no haberse implementado en tiempo y forma medidas preventivas.
El Dr. Gallo continuó reclamando y peleando con el equipo francés por el crédito, hasta por fin llegar al acuerdo de compartir el logro del descubrimiento del virus. A través del activismo político, la comunidad gay logró cambios en muchas políticas gubernamentales sobre el SIDA, creando redes de ayuda a los afectados por la misma.
Actualmente, se sigue investigando para conseguir un nuevo y esperanzador objetivo: la cura de la enfermedad.


CONCLUSIONES

Hablando específicamente del film, considero a ésta como una de las mejores películas-documentales que he visto. Creo que toca muchos temas alrededor del principal y cada uno con una profundidad exacta para la comprensión del observador. Me parece que reflejó perfectamente la situación socio-científico-política que se vivía en el momento.

Ahora bien, en relación a la historia real de la película me impactó mucho el trasfondo social. El rechazo, la marginación y el desprecio a una persona con inclinaciones sexuales diferentes y más aún a aquella que estaba perdiendo su vida a causa de la enfermedad. En un momento de la película un enfermo habla de su pasado refiriéndose a si mismo como “cuando era humano”. Creo que esa frase engloba a la perfección el grado de autoexclusión al cual llegaron lo afectados luego de haber sido sometidos a los castigos por el solo hecho de ser distintos al resto.
Por otro lado considero triste la ambición de aquellos que teniendo las herramientas suficientes para ayudar a grandes masas (como son los médicos y científicos) las usen solo cuando pueden conseguir logros a nivel personal. Pero fue inspirador ver que existen aquellos que van más allá de eso y luchan incansablemente, superando obstáculos, por el bien de la humanidad.
Para concluir me gustaría recalcar que si bien los años han pasado así como también se han atenuado algunos preconceptos, aún hoy a 30 años de la aparición de esta enfermedad, todavía existe cierto grado de “condena social” a los enfermos con VIH/SIDA. Sin duda, hay que continuar esforzándonos para encontrar una cura a esta enfermedad, pero también hay que trabajar en encontrar una cura a nuestros prejuicios.  



(*) RESIDENTE CLINICA MÉDICA. HZGA MANUEL BELGRANO. SAN MARTIN

4 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por la informacion, muy util

Anónimo dijo...

Muchisimas Gracias, espectacular la info, me re sirvió!!!!!!

mapaztouceda dijo...

Muy completa la información! Me sirvió para recordar ciertos datos y detalles! GRACIAS!!

Anónimo dijo...

euu dj! anonymous